Cosas de Jorge
Disfrutar de las pequeñas cosas que la vida nos regala

Consejos para obtener el éxito V

12 Jan 13 - 02:13



En esta ocasión comentare este escrito que me ha llegado, curiosamente con firma…

Se trata de 10 consejos para alcanzar el éxito, los cuales os reproduzco en negrita, los comentarios a ellos serán en letra normal.

El escrito viene firmado con lo siguiente:

A.P.C.P.  ASOCIACION DE PSICOTERAPIA Y CRECIMIENTO PERSONAL  Centros de Psicoterapia ITACA y JAREIN de San Sebastián y Centro de Psicología  Humanista de Málaga. ESPAÑA  string@teleline.es

Su contenido os lo pego a continuación… y como es costumbre en mi, punto por punto os expresare mi opinión, aunque el post se va a hacer muy largo, opino que merece la pena perder un rato y pensar cómo podemos crecer personalmente, que el lector juzgue las recomendaciones, mis opiniones y que las entremezcle con las suyas.

Como he visto que el post, se hará larguísimo, os lo dividiré en 10 partes y esta es la quinta entrega.
 
Número 5

VIVIRE ESTE DIA COMO SI FUESE EL ULTIMO DE MI VIDA

Esperemos que no lo sea, pero lo que realmente es cierto es que este día, cuando marche, ya no regresara, pero quedaran nuestros actos.

¿Qué haré con este último día de valor incalculable que me queda?

No es el último día, aunque quizás si lo consideráramos como tal, nos comportaríamos de otra forma más racional.

No perderé ni un  momento en lamentarme por el ayer.

De nada sirve lamentarse por el ayer, hay que aprender del ayer, vivir el hoy sembrando el mañana.

 Tampoco pensaré en el mañana, solo viviré  este día de mi existencia porque es todo cuanto tengo.

Si se ha de pensar en el mañana, pongamos un ejemplo…
Normalmente, nos pagan el sueldo a final de mes, si en una semana gastamos todo nuestro sueldo ¿de qué viviremos las tres semanas restantes?

Agradezco este don inapreciable de vivir un nuevo día.

Cierto, es toda una suerte, ese día que cada día al despertar recibimos, aprovechémoslo disfrutándolo, cuando no lo tengamos, simplemente ya no tendremos nada.

Consideraré este día como un extra ya que otros han muerto, ¿será que han cumplido su propósito mientras que el mío aun está  inconcluso?

Pero no por ello hemos de olvidar que a este día le siguen muchos más.

Este día es la oportunidad de convertirme en el hombre que yo sé que  puedo ser.

Día a día, debemos y podemos mejorar en todos los aspectos de nuestra vida, pero esos cambios se realizan pasito a pasito, día a día.

Trataré con ternura y afecto cada hora porque no retornará jamás.

Las horas, más que dedicarnos a darles ternura y afecto, deberíamos aprender a aprovecharlas, a disfrutarlas, los sentimientos mejor los guardamos para compartirlos con los seres vivos.

Eludiré  aquello que mata el tiempo.

¿Qué es matar el tiempo?
Matar el tiempo ¿es tomar una cervecita con los amigos?
Matar el tiempo ¿es ver una película sin sustancia, pero que nos entretiene?
Matar el tiempo ¿es tumbarse en el sofá y vaguear?
Ciertamente eso no es aprovechar el tiempo para realizar cosas, pero tampoco debemos entrar en la tónica de producir y realizar cosas, si no tenemos un espacio para “perder” el tiempo, acabaremos en la consulta del loquero de turno, estresados.
Tampoco por ello debemos estar todo el día tumbados en el sofá, dejando pasar la vida…
Aunque el alcohol o el tabaco, son drogas peligrosas ambas, si fumamos un cigarro o tomamos alguna copa con alcohol, no pasa nada, podemos permitirnos ese placer aunque no sea muy sano precisamente.
Lo que no podemos hacer, es tener siempre el cigarro en la boca, o empalmar una copa con otra… todo en su justa medida.
Una gota de aceite, no afecta a la inmensidad del mar, un vertido importante de aceite mata la vida maravillosa que esconde bajo sus aguas y no se para ahí la cosa…

La indecisión la venceré con acción.

Ante la indecisión, aconsejaría hacer, por escrito, dos listas con los pros y los contras de cada acción que veamos posible y realizar la que más nos guste o la menos mala.

No escucharé labios  ociosos.

Es bueno vaguear, lo que no se puede hacer es vaguear siempre.

Hoy acariciaré a mis hijos mientras son niños aun, mañana se habrán ido, yo  también.

Siempre debemos acariciar a nuestros hijos, sin ponernos pesados.
Volvamos a los ejemplos…
Si tenemos en casa una mascota (perrito, gatito…), especialmente cuando es cachorro está deseando jugar, pero cuando los niños (suelen ser incansables), están todo el día jugando con el animalito, el animalito termina por esconderse para que le dejen tranquilo.

Hoy abrazaré a mi mujer y la besaré dulcemente, mañana ya no estará, ni  yo tampoco.

Eso deberíamos realizarlo más, generalmente como siempre tenemos ahí a la mujer, no lo solemos hacer, pero tampoco hay que estar todo el día pensando que mañana no estaremos.

Si es mi último día, será mi momento más grande.

Si es nuestro último día, nos enteraremos cuando ya lo haya sido (o quizás ni eso), ¿para qué preocuparse por ello?

Este día haré el  mejor de mi vida.

Ese día, simplemente, se acabara todo, pero no nos enteraremos, se enteraran de ello los que nos rodean.

 Aprovecharé los minutos hasta el máximo.

Hay que aprovechar el tiempo, pero también hay que paladearlo…
Cuando tomamos un buen vino ¿nos lo tomamos como si fuera un vaso de agua?
El vaso de agua, nos lo tomamos de un trago.
El vino, lo tomamos a sorbitos pequeños, oliéndolo y saboreándolo.
Vivamos la vida como si tomáramos una copa de buen vino.

Lo saborearé y daré  gracias.

Eso debemos hacer, saborear la vida y disfrutarla.

Cada minuto será más fructífero y fecundo, vendré mas mercancías que  nunca.

Cada minuto hemos de saborearlo, cierto, pero jamás estresarnos queriendo que sea más fructífero y fecundo, aumentar las ventas…
Estamos muy equivocados, si nuestra misión en la vida es exprimirla al máximo, ganar cuanto más mejor…
En esta vida, teniendo las necesidades básicas cubiertas, mejor que ganar más, mejor disfrutar la vida y los tuyos.
 
 

Agregar un comentario

Tu nombre o Ingresar

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

Ingrese este código para prevenir el spam *

© 2014 Cosas de Jorge