Cosas de Jorge
Disfrutar de las pequeñas cosas que la vida nos regala

Consejos para obtener el éxito VII

16 Jan 13 - 03:59



En esta ocasión comentare este escrito que me ha llegado, curiosamente con firma…

Se trata de 10 consejos para alcanzar el éxito, los cuales os reproduzco en negrita, los comentarios a ellos serán en letra normal.

El escrito viene firmado con lo siguiente:

A.P.C.P.  ASOCIACION DE PSICOTERAPIA Y CRECIMIENTO PERSONAL  Centros de Psicoterapia ITACA y JAREIN de San Sebastián y Centro de Psicología  Humanista de Málaga. ESPAÑA  string@teleline.es

Su contenido os lo pego a continuación… y como es costumbre en mi, punto por punto os expresare mi opinión, aunque el post se va a hacer muy largo, opino que merece la pena perder un rato y pensar cómo podemos crecer personalmente, que el lector juzgue las recomendaciones, mis opiniones y que las entremezcle con las suyas.

Como he visto que el post, se hará larguísimo, os lo dividiré en 10 partes y esta es la séptima entrega.
 
Número 7

ME REIRE DEL MUNDO

Más que reírnos del mundo, sería interesante pintar una sonrisa en nuestra cara para no borrarla jamás.

Sonreiré y mis cargas serán aliviadas.

Sonreír y reír nos hace bien a nosotros, además que tanto la alegría, como la risa son contagiosas.

Reír alarga la vida.

Si reír alarga la vida o no, sinceramente no lo sé, pero os aseguro que nos genera una vida más placentera a nosotros y a los que nos rodean.

Especialmente me reiré de  mí mismo porque el hombre es lo más cómico cuando se toma demasiado en serio. 

Es bueno reírse, pero también tienen que haber momentos de seriedad, pararse, analizar las cosas y siempre intentar verles el lado positivo.

Aunque soy un milagro de la naturaleza, no soy más que un grano de arena que  desconoce a donde va.

Mas que un milagro, simplemente formamos parte de esa naturaleza, no sabemos dónde terminaremos, sabemos dónde vamos, puesto que el camino por donde recorremos nuestra vida, depende en un alto porcentaje de nuestros propios actos.

No permitiré que los acontecimientos insignificantes de hoy  me perturben.

Todos los acontecimientos que nos rodean nos afectan, hemos de intentar que nos afecten lo más positivamente posible.

Si algún obstáculo surge o soy ofendido repetiré estas tres palabras:  "Esto también pasará".

Cierto, cuando algo negativo ocurre, ya ha ocurrido o en breve pasara… ¿para qué alterarse? Mejor dejar pasar el temporal.
Cuando me sienta orgulloso del éxito o apenado por la  tristeza pensaré: "Esto también pasará".
Cierto, todo pasa, lo bueno y lo malo, lo peor es que normalmente una cosa mala no nos deja ver un montón de cosas buenas.

Disfrutaré hoy de la felicidad de hoy, ya que  no se puede almacenar para mañana.

Cierto, la felicidad hay que disfrutarla cuando se tiene, no se puede guardar en cajitas para otro rato, aunque también en muchas ocasiones tenemos la felicidad y ni nos enteramos de tenerla.

Las lágrimas de tristeza, de remordimiento o  de frustración no tienen valor en el mercado, mientras que cada sonrisa puede ser  canjeada por oro y cada palabra bondadosa desde el corazón puede edificar un  castillo.

Las lágrimas generan sentimientos de tristeza y pena, en nosotros y en los demás, el remordimiento corroe nuestro estómago y nos genera sentimientos de miedo y vergüenza, la frustración nos infravalora y nos hace sentir dolor emocional e infravalorarnos por no considerarnos capaces de realizar algo que no sabemos realizar o simplemente no nos ha salido bien.

Nunca permitiré que me vuelva tan importante, tan sabio, tan serio y  reservado, tan poderoso que me olvide de reírme de mi mismo y del mundo.

Esta frase la reescribiría yo…
No permitiré que el ser “importante o sabio”  me aísle del mundo y borre la sonrisa de mi cara, si el ser importante o sabio me provoca esto, mejor ser menos importante y menos sabio.

Seguiré  siendo como un niño, porque solamente desde la inocencia se me otorgado la  habilidad de admirar a los demás.

Es bonito ser inocente, pero sin abandonarse a una inocencia extrema, donde el mundo nos tome el pelo.

Y mientras admire a otro nunca me formaré una  opinión excesiva de mí mismo. 

Debemos valorarnos en nuestra justa medida, podemos admirar las cosas buenas de los demás, además es bueno apreciar lo bueno de los demás, sin infravalorarnos, ni teniendo la necesidad de medirnos con los demás constantemente.

Mientras pueda reírme, no seré jamás pobre.

¿Que tendrá que ver la risa con la riqueza?

Solamente con risa y con felicidad  puedo convertirme en un verdadero éxito.

Tanto la sonrisa, como la simpatía y la risa nos abrirán muchas puertas, aprovechemos estas poderosas y agradables llaves de la vida.

Seré feliz, tendré éxito, seré el más grande  vendedor que el mundo ha conocido.

No se trata de vender, se trata de ser feliz, repartiendo sonrisas y risas, seremos más felices nosotros y todos los que nos rodean.
 
 

Agregar un comentario

Tu nombre o Ingresar

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

Ingrese este código para prevenir el spam *

© 2014 Cosas de Jorge